¿Cómo cortar un jamón?

El corte de jamón a mano es todo un arte. Saber cortar una pieza de jamón es fundamental para aprovechar el máximo de su carne y de su sabor.

Un jamón cortado a mano se nota, es por ello que te explicamos este proceso y algunas recomendaciones en estos 5 sencillos pasos.

 

¿Qué necesitas?

Un jamonero y 3 tipos de cuchillos, bien afilados.
1. El cuchillo de carnicero, para retirar la piel y la grasa exterior del jamón.
2. El cuchillo jamonero, para cortar las lonchas.
3. El cuchillo puntilla, para cortar la cadera.

1. Fijar el jamón en el jamonero:
Para cortar un jamón, lo primero es colocar correctamente la pieza en el jamonero. Esto es fundamental para realizar el corte de manera cómoda y segura. Si el jamón lo tendremos en casa para consumirlo poco a poco, entonces lo ideal es colocarlo en el jamonero con la pezuña hacia abajo. Así empezamos a cortarlo por la Babilla (la parte más estrecha del jamón) para más adelante darle la vuelta y consumir de la Maza.

2. Comenzar a cortar:
Atención: ten mucho cuidado de alejar la mano que no se utiliza para cortar del filo del cuchillo. Más de 50.000 personas van al año al hospital por un corte de este tipo (sin contar a las que no van), así que lo mejor es poner esta mano por detrás del jamón.

Con el cuchillo de carnicero hacemos un corte de 360º en el corvejón, girando el cuchillo, y comenzamos a extraer la piel y la grasa exterior del jamón. Iremos quitando la corteza a poco a poco, a medida que vamos consumiendo el jamón.

3. A la hora de sacar lonchas:
Para sacar unas buenas lonchas se hace el corte en una sola dirección, de forma horizontal y se intenta de que éstas queden lo más finas posibles, y de unos tres o cuatro centímetros.

En el plato, las lonchas deben estar en una sola capa, o ligeramente solapadas, y deben ser consumidas inmediatamente para disfrutar de todo su sabor y su textura inigualable.

4. Apurar el jamón:
¡Que los huesos no estorben!

Cuando cortamos el jamón con la pezuña hacia abajo, nos encontraremos con la rótula (o el codo, en la paletilla) que se bordea haciendo un corte en U para extraerlo haciendo palanca. Al llegar a la cadera, usamos la puntilla para perfilar el hueso, separar la carne, y seguir cortando.

Una vez agotadas la Babilla y la Maza, la pieza se gira 90º y loncheamos hasta llegar al peroné, que se retira para aprovechar la carne hasta la tibia.

Cuando no se pueden extraer más lonchas de la pieza hacemos taquitos de jamón, y aprovechamos los huesos para darle gusto a guisos y caldos.

5. Conservar el jamón.
Cubrimos la pieza con un trapo limpio o servilletas de tela. No es recomendable usar la grasa para tapar el jamón, ya que el sabor de la corteza se puede traspasar a las lonchas.

Último consejo: Cortar sólo el jamón que se va a consumir para evitar que se seque.

Recuerda que puedes comprar una pieza de jamón en nuestra tienda online y te la llevamos a la puerta de casa, donde estés en Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× WhatsApp