Cómo distinguir un buen jamón

Normativa y etiquetado

El jamón es lo más cotizado en cualquier ocasión especial, siempre que marque la diferencia y sea de calidad. Aprender a distinguir un buen jamón, conocer los trucos para diferenciar los diferentes tipos, o eliminar las dudas a la hora de comprarlo es lo que pretendemos con estos consejos.

La actual normativa de etiquetado de los ibéricos data del 2014 y con ella se persigue una mayor clarificación de las condiciones para su presentación al consumidor para evitar fraudes. Dicha normativa ha entrado en vigor progresivamente conforme han ido saliendo al mercado las piezas tras el periodo de curación.

 

 

En función de la pureza racial de los animales, los productos tienen dos clasificaciones:

· Los 100% ibéricos, cuando el mismo procede de un animal 100% de pureza genética.

· Los ibéricos, cuando la pureza de los animales se halla entre un 50% y el 75%.

 

Atendiendo al manejo y a la alimentación de los animales, los ibéricos se califican en:

· Bellota, si el animal criado en libertad pasa la última montanera antes de su sacrificio en la dehesa alimentándose con bellota y otros recursos naturales.

· Cebo campo o extensivo, si el animal criado en libertad ha sido alimentado de forma mixta, tanto con piensos como con los elementos naturales de la dehesa.

· Cebo intensivo, alimentados a base de piensos en granjas de acuerdo con las normas sobre bienestar animal.

Para ofrecer los consumidores la máxima información, la identificación de los productos se hace con etiquetas o “crotales” de cuatro colores, que en los jamones aparece atada en la pata:

• Negro, para las piezas del cerdo alimentado con bellota y con una pureza de raza del 100%.

• Rojo, para productos de animales alimentados con bellota pero con una pureza racial del 50% y 75%.

• Verde, para jamones procedentes de cerdos de cebo campo.

• Blanco, para productos de animales de cebo intensivo de granja.

 

Características externas propias

Pero, además del etiquetado, ¿cómo podemos saber si nuestro jamón es de calidad? Pues debe tratarse de una pieza estilizada, de caña larga y fina, todo un “atleta de la dehesa”. La grasa externa que lo recubre debe ser firme pero untuosa, y arropar bien a todo el jamón.

Ahora sólo nos quedaría probarlo y deleitarnos con su sabor y aroma. Ven a distinguir un buen jamón de verdad a nuestro espacio degustación y llévatelo a casa con la mejor garantía. ¡A disfrutar!

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.