El precio del vino

Un vino de 1,40 euros y otro de más de 1.000 pueden convivir en el mismo pasillo de una tienda, compartir denominación de origen, estar hechos con el mismo tipo de uva o seguir un proceso de elaboración similar. Entonces, ¿por qué existe entre ellos una diferencia de precio casi abismal? Es más, ¿qué justifica que haya vinos tan caros? ¿De verdad son tan diferentes?

Los expertos señalan que el precio del licor resulta de una combinación de elementos: factores que tienen que ver con el proceso de elaboración del vino y su calidad, y otros, ajenos, como son el márketing o la ley de la oferta y demanda.

Entonces, ¿qué influye en el precio del vino?

1. Factores propios de la elaboración.
– Tipo y de uva y viñedo: los más antiguos dan menos uva y son más caros. Repercute en un sabor de calidad.
– Rendimiento y producción viñedo: a más cantidad, más barato. Un mal clima, por tanto, estropea una cosecha y abarata el resultado.
– Gastos cuidado viñas: como vendimia o poda manual. Suben precio y calidad del licor.
– Tipo de elaboración: emplear más tecnología, que las barricas sean de madera noble o envejecer durante más tiempo. Los aromas resultan así más especiales. Y el vino se encarece.
– Gastos bodega: desde el personal al propio diseño de la botella. No influye directamente en el sabor, pero sí en el precio y en la sugestión del consumidor.

2. Factores ajenos a la elaboración (ninguno influye en el sabor del producto).
– Marketing: una buena campaña de promoción convierte a cualquier producto en un objeto de deseo.
– Imagen de marca: leyenda, misterio, exclusividad… Puede posicionar un vino en un rango de precios determinado, por encima de su valor real.

 

Noticia completa de Inés Romera para El País.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× WhatsApp